Poema a Carmen Nozal

por Isbel Hernández Monteagudo Cuba


Yo te vigilo desde el envés de una foto.
Supuestamente te has ido.
Pero eres de los griegos que se van.
O de las griegas que se marchan.
Eres agua en la geografía que discurre.
Agua en tus poemas
de la Confesión nocturna,
que son para el nazareno como imaginaba.
Por eso escribo poemas para ti
y el Cristo me bautiza,
le pone nombre a las piedras 
y al vino que nunca bebieron juntos,
como tú querías hacerlo, 
Carmen Nozal
puesto que las cosas divinas
las anhelas para ti en la tierra,
no en el cielo.
Dime que estás cerca de esa foto
allá en Galicia,
posando en otra desde México
sobre una bicicleta
con cestas y nuevos evangelios.
Cuéntame de tu andar de mundo
 el solitario
Y de la manera 
en la que sólo a veces nos salva
algún Dios.
Y yo te cuento de mis calles 
con Dios a la diestra de mis bullas.
Soy de madera Carmen,
soy de madera,
para que claves tu cruz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s