Poesía costarricense actual: Melissa Valverde Gamboa

MORAS Y UN RASGUÑO
 
Me escondo detrás de un velo de flores
nunca ser maltratada se sintió tan bien.

                                                          Las enseñanzas de mis madres
                                                          ahora son profecías cumplidas
   
Ya nada de eso importa
porque él dice que soy bonita.




DON LIBRA

Regido por Venus,
siempre lleva un mensaje.

Cualquier lado es bueno,
cuando se anda con la balanza en los brazos.
El sabio del campo
que nunca da el brazo a torcer,
en los potreros sí se le respeta.

Disfruta llevarle la contraria al mundo.
Discute hasta en los sueños,
siente que le pesan las entrañas.
 
Tan relajado que se le cayó el canasto,
Tan perdido que nunca quedó mal.

En su frente hay un espacio,

muchos traumas
que ya no sanaron.

De su costilla, 
            salen rosales.
Su piel se desmorona al sol
y cada vez que sale a trabajar,
se vuelve abono.
 
El silencio le abruma,
en su casa siempre hubo extraños.
Aún riega semillas de una en una
y pide perdón cuando se corta
porque aunque la finca sea como suya,
sus manos solo saben trabajar lo ajeno.



LÍMITE
 
Nunca pensé que pudiera traspasarme.
Mi límite fueron años de cortar el pasto 
para que no creciera
y me desangrara
como los zancudos 
que el gobierno una vez mandó.
 
Pasé años sin salir,
viviendo con un perro mojado
y el hijueputa miedo al qué dirán.

La vida se fue demasiado lejos,
se me pasó siendo solo un animal acuático,

respirando bajo el agua
y dejando al otro lado del río los problemas.

Siempre supe que no nací para reconocerme
Nunca me gustó complacer a nadie 
y siempre se me olvida 
que no llevar nada,
 no es lo mismo que andar solo.
 
Este es mi equipaje:
Tratar de cambiar lo que ya fue
y reescribirme
en las hojas de un destino mal portado
y nunca más dejar que una frontera
me haga sentir ajeno en mi propio espacio.




ATARDECER ENTRE BOÑIGAS


Vamos a estar bien.
Vas a decirme de nuevo
que te arrepientes de todo lo que hemos pasado
y yo, con una sonrisa complaciente
voy a fingir que no me importa
con tal de ser tu amiga.

En este instante,
las nubes lo tapan todo
y las gotas se sienten
aunque no caigan del cielo,

porque salen de nuestros poros.

De camino al río,
resucitamos mil veces.
Comimos y fumamos entre boñigas.

                                                               ¿Para dónde íbamos?

No vamos a lograr llegar.
El aire nos ganó,
las nubes cerraron el camino de la luz
y nuestros cuerpos ya no saben brincar entre las piedras.

Queríamos estar menos tristes juntos,
pero no somos tan importantes como el sol.

MELISSA VALVERDE GAMBOA (1996, Pérez Zeledón, Costa Rica) Es artista y comunicadora Visual egresada de la Universidad Nacional de Costa Rica. Ha publicado poemas e ilustraciones en diferentes revistas y antologías a nivel nacional internacional. Fue gestora, editora y diseñadora de la revista literaria Comelibros en sus primeras 4 ediciones. Ha participado como expositora en la Feria Internacional del Libro en Costa Rica en diferentes oportunidades y pertenece a la colectiva de mujeres poetas Jícaras.