La libertad

por Terezie Pavlátová

La libertad nos la da el aire fresco que toca nuestra piel porque nos da la sensación de ser parte de algo mucho más grande que seamos capaces de imaginar, algo mucho más precioso que nosotros mismos deseemos a nosotros.

La libertad nos la da el olor de nuestra infancia que de repente viene a nosotros como un amigo
que nos recuerda que la infancia siempre sigue formando parte de nuestra vida.

La libertad nos la da el aroma de las flores, de las hierbas, de los árboles frutales y de la tierra que de vez en cuando nos recuerda nuestras raíces y algo tan cierto pero tantas veces olvidado – lo que somos parte de la naturaleza.

La libertad nos la da la palabra sincera de una persona cercana porque nos da la fuerza que
necesitamos para continuar luchando.

La libertad nos la da la risa franca porque nos recuerda que no somos capaces de expresar todo por las palabras y que aun las palabras pueden mentir. Pero el corazón no.

La libertad nos la da la empatía, el interés, la participación y la presencia real de una persona porque la afinidad quita los grilletes de la soledad, de la carga que arrastramos cada día y de las
pesadeces pero a la vez allí al fondo crea un vínculo firme que liberta.

La libertad nos la da la compasión que derriba el muro entre las personas y ofrece la oportunidad de entender a otros. Así se alcanza penetrar en el sentimiento de la persona.

La libertad nos la da la remisión que conlleva la esperanza, la posibilidad de empezar de nuevo.
La libertad nos la da el contacto con los más cercanos porque las relaciones interpersonales son las que sacan de nosotros el egoísmo y la soledad.

La libertad no consiste en nada nuevo ni en un hecho gigantesco. La libertad está escondida en la cotidianidad porque la cotidianidad es nuestra vida. A pesar de que lo sabemos, a veces bajo la carga que llevamos, no nos damos cuenta de eso, o quizás bajo la tristeza ni lo queramos ver. Pase lo que pase, siempre es bueno tener en cuenta que la libertad está en la profundidad y si la soportamos esa profundidad siempre nos avanza y acerca.


Terezie Pavlátová es traductora y profesora del español checa. La decisión clave de estudiar el español llegó a sus quince años. Es diplomada en los estudios de la filología y la literatura españolas que estudió en la Universidad de Masaryk en Brno. Su fervor por español lo fomentó también la práctica en La Alhambra, un monumento impresionante de Granada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s