Lírica guatemalteca contemporánea

Hablar de métrica, de sonetos y de rima, todavía a mediados de la década pasada, era algo extraño y casi fantástico. Mientras algunos lo veían amables como resabios de viejas ocurrencias empolvadas, otros tendían a despreciar, desde la ignorancia, las formas métricas de la poesía, tachándolas de olvidadas y anacrónicas sin haberse siquiera dignado a levantar un manual o método de métrica. El problema, según concluyo, es cultural e ideológico. Nada más diré.
Hoy, gracias al esfuerzo del Atheneo de América, hablar de métrica, de sonetos y de rima está dejando de ser extraño. Por primera vez, y después de casi cinco décadas, se está discutiendo al respecto de la composición del verso con mayor seriedad, se está discutiendo sobre el valor y la importancia de la métrica, lo cual augura un porvenir más sobrio, armónico y esperanzador.

¿VERSO CLÁSICO, MÉTRICO O MUSICAL?
Verso clásico es como mejor se lo conoce de momento; sin embargo, el poeta Pablo
Bejarano, en un rapto de lucidez, se percató que esta etiqueta no es del todo precisa, por lo cual sugiere una mejor: verso métrico; ya que hablar de verso clásico nos remite a un verso métrico con un lenguaje de corte clasicista, cosa que no se da en todos los casos. Es por ello que resulta más precisa la denominación métrico, pues se está aludiendo a la estructura –la forma– y no al contenido –el lenguaje–.
Si se pudiera resumir la importancia de la métrica en un par de palabras, diría que la métrica le brinda al verso su esencia: el ritmo y por ende la musicalidad. Es por ello que me he tomado el atrevimiento de nombrarlo, también, musical. Verso musical, pues, si pensamos en la importancia de la métrica, o si recitamos en viva voz una décima o un soneto, se podrá apreciar esa música que los caracteriza. «Sin música no hay poesía» dijo Octavio Paz y «Un noble pensamiento que suspende/ no agrada al alma, si al oído ofende» dijo algunos siglos atrás
Nicolas Boileau. Al entonar los cantos que reúno aquí, nos podremos percatar de que ambos nos estaban diciendo la verdad: la música lo es esencial.

ATHENEO DE GUATEMALA, DE AMÉRICA
El Atheneo de Guatemala se fundó el 23 de agosto de 2017 por iniciativa de Álvaro
Morales Valdés y de Pablo Bejarano en la Antigua Guatemala, y nace con el propósito de
rescatar la tradición y herencia poética, que se encontraba tan ausente, y con la intención de
fomentar la filosofía clásica platónica. En 2020, y debido a que varios de los miembros son de
países hermanos hispanohablantes, el Atheneo pasó a ser el Atheneo de América. Actualmente,
han publicado más seis poemarios y sus fundadores, así como sus miembros, imparten talleres sobre poesía y conferencias sobre diversos temas literarios.

Nota y compilación de: José Arturo Monroy. Guatemala, 2 de febrero de 2021.


Karen Nohemy Bonilla Lima.

RETRATO

A pesar de la tristeza,
de lágrimas y dolor,
intacto esta su color,
la mirada con firmeza.

Protegiendo su grandeza,
enmarcando lo divino,
eras el brillo cristalino
es mostrada la pureza.

El azulado en sus ojos,
despiertan curiosidad.
Sus destellos pelirrojos,

proyectan felicidad.
El brillo en sus labios rojos
revelan sensualidad.

PLEGARIA DE UNA MUJER ENAMORADA

Y con el pasar de los años
ella seguía, con la esperanza
de ver nuevamente a su amado.
En la puerta siempre esperaba

y sin darse cuenta los años
en su cuerpo marcas dejaban.
La mujer solo preguntaba:
«¿Cuándo vendrás a casa, amado?

¿Será que tu amor sigue intacto?
¿Será que volveré a verte?
¿O será que me has olvidado?
¿Por qué tardas tanto en volver?

¡Oh, Dios mío, haz que regrese!
¡Tú sabes, mi Dios, cuánto amor,
cuánta ilusión en mi alma crece!
No dejes que aumente el dolor.

No permitas que desvanezca
mi alma, dime que nuestro amor
se ha fortalecido aún más,
¡dí que volverá, por favor!

Porque sigo con la esperanza
de verlo llegar con su traje

de capitán, punzante espada,
regocijado en su corcel.

¡Vuelve mi valiente guerrero
porque siento que mis luceros
se están apagando, y la fuerza
en mi ser se está derrumbando!»

Mis ojos se llenaron de lágrimas
al escuchar tremenda plegaria
de aquella mujer enamorada
que de su puerta sigue aferrada.

INOCENCIA

Distinta a las demás pequeñas,
estaba llena de dulzura,
gozo vertían sus entrañas,
no sabía que era amargura,

Deseaba que el tiempo volara
y hacer sus sueños realidad,
le gustaba ser la primera
y mostraba siempre lealtad.

De pronto su cielo se nubló,
sus sueños fueron destrozados,
su alma en un instante falleció,
sus ojos eran apagados,

por el torrente que brotaba
de lo más profundo de su ser.
Su rostro tristeza mostraba,
la niña quería fallecer.

Privada de su libertad,
triste, como ave en cautiverio,
el tiempo de la tempestad
terminó, cuando al cementerio,

después de muchos años envió,

al ser que robó su inocencia.
El espíritu a su alma volvió,
su corazón, cuerpo y la esencia

de mujer a ella regresaba,
llena estaba de fortaleza,
el recuerdo la atormentaba,
había perdido su pureza.

Pero al mundo entero gritaba:
«¡Por fin soy libre, quiero volar!»
Torrente en su rostro bajaba,
ella tenía ganas de Brillar.






Karen Nohemy Bonilla Lima. 1990, Chiquimulilla, Santa Rosa, Guatemala. Miembro del Atheneo de América. Nace en ella la inspiración y el gusto por la poesía a los ocho años, cuando escribió su primer poema dedicado a uno de los símbolos patrios de su país. Escribió diversidad de poemas, participó en varios certámenes de declamación obteniendo primeros lugares. Dejó de escribir durante años, pero retomó las letras en 2018, que es cuando forma parte del entonces Atheneo de Guatemala. En julio 2020 el Atheneo de América publicó su poemario Fuente de ternura. Algunos de sus poemas figuran en la antología del Atheneo titulada Minervalia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s