Tres poemas de Luis Díaz

selección realizada por Emilio Martin Paz Panana

Pino

Padre
soñé que éramos dos niños
y teníamos todos los nombres.
Tú eras el reparador de motocicletas en el intermedio temprano
Yo el testaferro de Ai Apaec.

Padre
he despertado con la orina triste

un pájaro vino a morir sobre mi hombro
tendido me susurró: La música se parece a ti
                        pero solo es música.

Te busco entre el pastizal de mis escombros
frente al espejo te encuentro
encerrado en tu voz de arpa enferma
escogiendo el trigo la col un crucigrama
desordenando las vértebras de esta distancia

Padre
la muerte se alarga allá afuera
y los autos ladran
            como niños embarrados de realidad

La nostalgia teje carrizo en nuestro hall
                  donde ya no somos niños
                  donde ya no estamos

Nos han alfabetizado los pies.  

Espera en la Plaza Mayor

Te espero mientras viajas.
El sol envejece en mis encimas
y yo espero tu arquitectura de mar.

Años siglos se enredan en mis uñas
y a lo lejos he podido ver todas mis muertes.

Te dibujo en el cielo y en el cansancio de un pájaro
te dibujo dioses en tu espera que aguardo.

Espero la sonoridad de tu ombligo
La metáfora de tu piel y la mía
La vid de tus pasos

Espero la imagen de tus ojos de Caín.

Te espero como un anciano a su infancia
Te espero en las mitologías que me brotan
Te espero abriendo los ojos abiertos
Te espero macerando este amor a medias

Te espero de memoria
             como la tierra al fruto

Mis manos, amor, son dos balcones
                  Y yo te espero. 

Canción de cuna

Recuerda que no eres tu nombre
pero tu apellido es un algarrobo sin tiempo.

Procura incubar tus sueños cuando el acné visite tu proa
        Practica
      el
origami
hasta que te crezcan alas de lúcuma.

Y cuando la lluvia se oxide en tus mejillas
recoge los pétalos de la luna

observa la noche conmigo
a las 8
a las 11:15
haz que encarne el cuerpo de mi honda ceguera.

Encoge tu cuerpo durante la clase de física
y sueña
  conmigo
sueña que bailamos con Giuliano Milla
en el terminal Yerbateros.

Luego desabotona tus ojos
muerde una tuna
y peina tus cabellos de madera.

Mañana te naceré para adentro
He de pulir tus paredes de trombón.

Luis Díaz (Lima, 1996). Actualmente estudia en la Facultad de Periodismo en la Universidad Jaime Bausate y Mesa. Obtuvo el Primer Lugar en la Segunda Edición del Slam de Poesía Oral 2017, y es uno de los poetas participantes del 4to Festival Caravana de Poesía. Díaz dirige un blog personal en el cual publica creaciones autónomas: ‘La indómita luz se hizo carne en mí’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s