La poética de Nigar Arif

por Giselle Lucía Navarro

A la joven que les presento en esta ocasión, la conocí gracias a la feliz coincidencia del Festival de Poesía de Medellín, evento que este año ha reunido a más de 200 poetas de 102 países con el propósito de difundir la poesía, una de las más genuinas expresiones de nuestra naturaleza humana, justo en el difícil contexto actual, en el que conviven el miedo, la muerte, la lucha contra la pandemia y los conflictos políticos. Con la obra de esta poeta azerbaiyana inicio un pequeño ciclo de lectura sobre la poesía joven contemporánea escrita por mujeres.

Nigar Arif nació en Azerbaiyán en 1993. Estudió en la Universidad Pedagógica Estatal de Azerbaiyán, en la facultad de Inglés. Pertenece a la Unión de Escritores Turcos Juveniles y es graduada de la escuela de escritores juveniles de la Unión Estatal de Escritores de Azerbaiyán. Miembro del Fórum Internacional por la Creatividad y la Humanidad, en Marruecos. Sus poemas han sido traducidos al inglés, español, turco, ruso y persa, y publicado en diversos periódicos, antologías y revistas.

Su poesía, como el embrión de un árbol que crece en un suelo puro, de lenguaje claro y sencillo, es el retrato de una joven que observa desde la dulzura. A pesar de la metamorfosis del lenguaje en la traducción, esas inquietudes y sentimientos siguen latiendo con fuerza. Interpela al mundo, a la ciudad, al hombre, desde un estado de calma, como quien hiciese preguntas cuyas respuestas ya conoce con antelación. Las pulsaciones de la sociedad contemporánea, vinculadas a la soledad, el aislamiento, la vida repetitiva y automática, el olvido, la enajenación, el paso del tiempo (devastador y frío, también necesario), la herencia, el amor y el dolor, como rostros propios de nuestra condición humana, son algunas de las partículas que rescatan los versos de Nigar, con esperanza y siempre desde la ternura.


Lluvia de humanos

He aquí la ciudad,
la gente escapa y se va…
He aquí las nieves y las lluvias
que lavan sus huellas…
Incluso el sol brilla cada mañana,
los vientos soplan y se acicalan,
a esos nada los puede remover,
nada los puede cambiar…
La gente absorbe su memoria
desde su cara picada de viruela.
Se llevan sus colores con ellos
y dejan pálida a la ciudad.
Falta el brillo por todas partes,
todo se ha convertido en un cuento gris.
Llueve gente, y cae lluvia de sus ojos
todos los días.
Y quienes se mojan en el corazón de la ciudad,
quienes no pueden huir,
los humanos, llueven a cántaros.
Las ambulancias giran como sombrillas
bajo las enfermas gotas…
Ya sea las noches o en los mediodías
se tambalean en sus casas.
El mundo entero se revuelve en su lugar
y cae…
Día tras día, semana tras semana
las calles se vacían,
las carreteras y los cafés llegan a su final.
Los hombros de las pesadas tiendas
se doblarán…
Los inmensos edificios y las pequeñas casas
entre los brazos de la ciudad
otean asustados hacia la profundidad desnuda
que holgazanea en las aldeas,
y viaja a los países.
Los árboles se aburren
y las flores, los pájaros y las praderas,
de los pies polvorientos de esta ciudad
que han perdido al hombre.
¿Quién sabe?
Tal vez en sus propios idiomas
incluso maldicen
esta maldita cuarentena tan molesta.
Ahora sabemos, mamá,
que las ciudades y los países
también se pueden contagiar de enfermedades…
¿Qué puedo decir?
No se preocupen,
todo saldrá bien.
Hay esperanzas
que se estiran hasta el cabello de esta ciudad…
Nuestros sueños le ponen las manos en la frente
para revisar la temperatura…
Tal vez encontramos el mejor tratamiento, mamá,
el amor es el mejor injerto
como siempre dijiste…

*

Correr tras la infancia

Mis ojos deambulan lentamente y se alejan de mí,
ven todo a través de unas gafas
a medida que envejezco.
Mis pies tienen un paso rápido,
y se me adelantan corriendo
porque tienen el afán de alcanzar mi infancia.
 
Mi cabello esponjoso
busca su tiempo de las trenzas,
se vuelve blanco y desabrigado como este invierno,
el tiempo llama y arruga mi rostro y manos
de camino en camino,
así como yo me aburro año tras año.
 
Así envejezco, de historia en historia,
mis dolores se convierten en niños
pequeños, como mis hijos,
que escuchan mis historias,
y mis cuentos de hadas,
y ni siquiera abandonan mis brazos y rodillas.
 
Los años de vejez, como puntos blancos y negros,
vienen y se quedan en la fichas de dominó.
Pierdo a propósito todas las partidas con mi nieto,
a mi edad avanzada,
en mis años de “infancia”.

*

Traducción al español por: Ricardo Gómez.


No creo que si…

No volveré a pasar por estos lugares.
 
Los recuerdos de aquí deben
permanecer en la profundidad;
 
De mis ojos arrebataron la esperanza.
Devoraron mi alma.
 
Estos caminos se han cubierto
de arbustos espinosos,
pero mi ayer está descalzo.
 
Mis deseos contigo se han convertido
en hojas secas.
 
Mis sueños contigo se han cubierto
de una gruesa capa de polvo.
 
No creo que si este lugar
hubiese ardido
importaría que estuviese cubierto
de hierba y flores.
 
Podría ser un lugar de encuentro
para algunos,
pero sería solo el ataúd de nuestro amor.

*

El reloj avanza con lentitud

Mira el reloj del mundo,
tiene una hora de retraso
o bien la alegría se demora
o la vida se ahoga en el dolor,
incluso si habla y ríe
como un viejo feliz.
Las risas del mundo
son patéticas…
como el débil pasado.
Está suplicando o buscando
con una mano anhelante.
Y pasa los días en los escalones
luchando contra el viento.
De los ojos del barrendero
caen sus noches.
Sosteniendo su escoba
con las manos callosas
despierta a las calles soñolientas.
Es un conductor de autobús
pasajero entre los deseos,
buscando su destino
con la esperanza de cambiar.
Mira el reloj del mundo,
tiene una hora de retraso.
Vamos a repararlo de nuevo
para alcanzar una vida mejor.

*

Traducción al español por: Mariela Cordero.


Giselle Lucía Navarro (Cuba, 1995) Poeta, narradora y diseñadora. Es licenciada en Diseño Industrial por el Instituto Superior de Diseño de la Universidad de La Habana y egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Profesora de la Academia de Etnografía de la Asociación Canaria de Cuba. Dirige el Grupo Literario Silvestre de Balboa. Ha obtenido diversos reconocimientos entre los que destacan el Premio Edad de Oro 2018, el Pinos Nuevos 2019 y el David de Poesía 2019 que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Ha recibido menciones en los concursos internacionales Ángel Gavinet (Finlandia, 2012), Poemas al Mar (Puerto Rico, 2012) y Nósside (Italia, 2019). Ha publicado Contrapeso (Colección Sur Editores, 2019), El circo de los asombros y ¿Qué nombre tiene tu casa? (Editorial Gente Nueva, 2019). Textos suyos han sido traducidos al inglés, francés e italiano, y publicados en antologías y revistas de Cuba, España, Chile, Perú, Estados Unidos, México, Finlandia, Venezuela, Argentina, Puerto Rico, Italia, India y Bélgica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s