Poética de Kamrul Islam

Traducción al español y reseña por María del Castillo Sucerquia

Kamrul Islam nació en Bangladesh. Es poeta bilingüe (bengalí e inglés)
ensayista, traductor, cuentista y profesor de inglés (diputado como director de
HSTTI Rajshahi).
Autor de varios poemarios y una antología personal. Fue galardonado por
excelencia literaria por la Academia Gujarat Sahitya y su Instituto Gubernamental
de Literatura. Sus poemas han sido publicados en diferentes revistas, periódicos y
blogs nacionales y extranjeras.
Los poemas de Kamrul Islam son cantos a la naturaleza, al amor y a la divinidad.
En sus versos no sólo se expresa la devoción, también hallamos el dolor
permanente de la naturaleza y el autor mismo. A menudo, lo acecha la duda, la
muerte y la punzante soledad, pero imita la serenidad del alba, el paso de la brisa,
y aprende a convivir con sus sombras; el caos mental es una cueva que se ilumina
en presencia y correspondencia del ser amado.


I. Pasaje de los fulgores del crepúsculo

El día parte sereno

 el brillante ritmo de las arenas
 las púas sonoras, el cielo ambarino
 traen las bendiciones de Dios
 la brisa celestial a mi alma

 los sueños del agua reflejan 
 los dolores gloriosos
 flota la mente en los
 rayos del poniente sol

 el barco solitario
 tanto dice
 envuelto en el silencio

 es la historia del viaje de mi sangre
 vela los dolores que acechan
 en el pecho

 mis oraciones se alojan
 en el amor y la dicha

 un aliento de poemas a la paz

 habita la divinidad en las
 almas inocentes que
 cantan el pasaje de los
 fulgores del crepúsculo. 

II. Exequias

Se atascan en las nubes
 algunas canciones blanquecinas

 me llevan al cementerio en la mañanita
 las nubes flotantes
 cual monjes desinteresados

 a medianoche, tu sombra visita mi yerba
 las luces parpadeantes vuelan
 hacia el sepulcro no cantado

 una vez besaste mi alma en una playa desierta
 me asusté al ver un ángel en la arena
 acariciaron mi corazón tus manos de querubes

 el vaquero empapado de viento detrás de los rebaños
 la mañana y el rocío bañados por el sol de una doncella

 encantador opus con vibraciones de pajaritos chirriantes 
 el libro eres tú
 tu esencia la aprendemos con justicia

 el mensaje críptico y el centro de los ríos
 tanta vida en los arbustos, en los árboles

 bebe el vino y el zumo de las enredaderas

 tú y mi alma se mecen por la suave brisa
 llora mi faz de cripta

        con mi amor penetro en las exequias.  

III. El ruego de mi alma

¿Cómo leer las nubes otoñales en tu ausencia?

 el llanto de mi alma rebota en el viento salvaje
 en una playa desconocida…

 el blanco amento se acurruca en el ayer
 cose sus lisiadas alas cada día

 eres todavía una sombra del cielo
 que conduce la luna tímida
 la estrella vespertina que reina
 en los enigmas de la quietud

 en el arroyo, todavía llora alguna Ofelia
 los defectos de Hamlet me cuenta el sauce

 el enigma de la vida y la muerte
 navega por mi mente

 ¿cómo podría escanear las olas blancas en soledad, querida?

 las nubes sin hogar, cansadas de los viajes
 me cuentan sus dolores

 el descenso sacude el viento por las lluvias encendidas
 el pasaje es ciego y oscuro, pero aún cantas
 en la cueva de la noche con amor parpadeante

 ruego por decodificar las palabras místicas
 en la música flotante de otro mundo. 

IV. El aliento perfecto del amor

Las bondades de la naturaleza gotean con dicha amorosa
 tu sombra otoñal me vuelve manso y tranquilo

 los días pasados arrancan las reflexiones de la esencia
 me persiguen las hojas que caen de las caras tímidas

 eres la luna que recoge mis dolores, mis lágrimas

 la fe nocturna se funde con el fango en el ingenioso parpadeo

 mi corazón tiembla, comprimes la edad, atas mis venas
 flota el amor en el flujo de sangre, el cielo azul
 rocía bendiciones en tu nerviosa sombra que
 esconde sus velos en los dramas silvestres
 en el plumaje de nubes solitarias

 de pie, en los agitados sueños del movimiento óptico
 ven y sumérgete en el aliento perfecto del amor

 quédate en la choza que construí
 con vehementes alas de paloma.

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s