Poética de Bhawani Shankar Nial

por Bhawani Shankar Nial
traducción al español y selección por María Del Castillo Sucerquia


Bhawani Shankar Nial (1968), nació en Kalahandi, estado de Odisha. Es poeta, editor, pensador y activista de derechos humanos. Escribe en odia e hindi. Es autor de tres poemarios. Sus poemas han sido traducidos al inglés, español, italiano, ruso, chino, polaco, entre otros.  Ha trabajado como coordinador nacional de muchas organizaciones y es fundador de instituciones sociopolíticas y culturales en la India. Ha liderado muchos movimientos populares en pro del desarrollo sostenible y la democracia participativa. Edita las revistas: The Surjya, The Kalahandi Express, The Bande Kalahandi & The Mahuri, la revista literaria del estado de Odisha. Es el presidente del Premio de literatura contemporánea Mahuri, fundado en el 2008.

Los siguientes poemas hacen parte de su libro “Encierro”, que comprende un extraordinario testimonio de lo sucedido en India durante el aislamiento preventivo por covid-19. El poeta, desde su cosmogonía, nos revela otra manera de ver la pandemia y sus pormenores, a su vez, inusuales elementos de salvamento y razones de amonestación. Sin duda, una voz que, en variadas formas e intervalos, vale la pena imaginar, experimentar, encarnar.

-María Del Castillo Sucerquia.


IDENTIDAD

un inminente juicio allí
donde los húmedos graneros 
en sospechosa transición 
como errantes nubes al final de la aldea
se esconden en un abrir y cerrar de ojos 
donde los sentidos entorpecen el olvido…
en algún momento, en alguna parte

¡es cierto!
el ritmo de la mente supera 
nuestros caballos de luz 
de verdad, una itinerante multitud 
surge al compás de los peces que nadan en los ríos 
la tarea de medir la cadencia de la autoconciencia 
nunca cesa en las escrituras ni en el cielo 
es más, una incansable corriente de viento amortigua 
delinea los nostálgicos cuentos donde
como la gran muralla china 
al menos, se levanta un muro 
para los trascendentales pensamientos  
cuando el ser primordial y eterno 
asumió una entidad efímera 
en el colosal vientre del loto 
en el insondable océano 
y sobre las adversarias olas marinas 
los fonemas de la vacuidad, entonces
no se descubrieron  

sin embargo, las fronteras en las montañas
las celestes olas del mar lejano 
contemplan la piadosa envergadura del abismo  
en el loto blanco del estanque 
nos acoge en el refugio del tiempo 
en su régimen y movimiento 
al unísono con la Escritura de la Palabra
y el Vacío

8 DE MARZO

un desfiladero es Ella  
madre de las civilizaciones y sus testimonios
contempla los innumerables auges 
y declives a lo largo de las edades  
hija, nuera y madrastra también es 
la identidad de una mujer íntegra
 y florecida a plenitud 

la garganta de donde nacen los diversos mitos 
y cuentos del pasado y el futuro
las historias sobre la infinidad 
de anhelos que peligran hoy 

VEN

¡ven! 
andemos el camino extraño 
venzamos su largura 
resistamos paso a paso 
andemos el camino 
en compañía del estoicismo y la soledad 
marchemos en el retiro 
de nuestra propia reclusión
¡ven!
seremos uno en este viaje 

¡ven!
caminemos un poco más lejos
atendamos las voces interiores 
¡ven!
por favor
pero sin la rabia del otro día 

recordemos otra vez 
¿quién eres?
¿quién soy?
¿por qué eres?
¿por qué soy?

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México).

La poética de Smaragdi Mitropoulou

Smaragdi Mitropoulou es una poeta, narradora, historiadora y arqueóloga nacida en
Atenas. Estudió Historia y Arqueología en la Universidad de Atenas y realizó estudios de
posgrado en Historia Antigua en la Universidad de Cardiff en Gran Bretaña. Es profesora
de secundaria. Tiene un diplomado en Escritura Creativa de Writers ‘Bureau College
(Manchester, Reino Unido) y ha tomado cursos de escritura teatral en el Instituto
Internacional de Teatro y Dirección de la Fundación de Cultura Tinian. Es autora de cuatro
libros escritos en griego: Πριν ο ήλιος δύσει “Before the sun goes down” (teatro, 2013 –
editorial Ostria); Μια στιγμή μια αιωνιότητα μονάχα “One moment just an eternity”
(cuentos, 2015 – editorial Ostria); Ήχοι στη σιωπή “Sounds in silence” (cuentos, 2017 –
editorial Ostria); Barsaat ο χορός της βροχής “Barsaat, the rain dance” (cuentos y
poemas, 2019 – editorial 24 gramma). Su libro Μια στιγμή μια αιωνιότητα μονάχα “One
moment just an eternity”, prologado por el escritor y productor de radio Theofanis. L.
Panagiotopoulos, fue traducido al inglés (2020) y publicado por la editorial Ontime Books
de Gran Bretaña.

Ha ganado tres veces el Premio Larry Niven de ficción (primer y segundo premio en la
categoría «Fantasía»). En 2019, fue galardonada con el premio de prosa ALEXANDROS
PAPADIAMANTIS de la revista literaria KEFALOS por su trabajo literario contemporáneo y
su aporte intelectual. Asimismo, la Asociación Cultural Helénica de Chipre (EPOK) eligió su
libro «Barsaat the rain dance» como Libro del Año 2019. En 2020, fue galardonada con el
premio PANORAMA YOUTH LITERARY 2020 en el marco del Panorama Literario
Internacional 2020 India. En 2021, su poema «Eternidad» (Eternity) recibió una medalla de
oro en un concurso internacional de poesía en China. Es coordinador de programas de la
Writers Capital International Foundation. También, ha participado en numerosos
festivales literarios en Europa y Asia. Sus poemas y cuentos se han traducido al inglés, chino, taiwanés, bengalí y, ahora, al español y se han publicado en revistas y sitios web
nacionales e internacionales.

La voz poética de Smaragdi Mitropoulou es una ofrenda. Sus versos circundan el ensueño
del romance y el anhelo por el ser amado en la soledad, incluso cuando es compartida.
Son una lluvia de imágenes vitales que fluyen con tono franco y espontáneo, llenos de
nostalgia y promesa.


I. Eternidad

en túnica blanca
con los rayos del sol bordados
los pies descalzos
a lo largo del río camino

en túnica de oro
me elevé por encima de las estrellas

en túnica roja
probé la pasión de los siglos

contigo
en el círculo del cielo
en el círculo del mar
en el círculo de la tierra

contigo
en los muros de la guerra
en el susurro de la paz
en el rubio trigal

contigo
en las notas de la música
en las patrias amadas

en el ayer
en el hoy
en el mañana

contigo
en las páginas grabadas
en nosotros
en la luz y la oscuridad
en el milagro de la vida

una historia por comenzar

II. Aguamarina

isleñas canciones de violín
preludian la llegada de mi hombre
un apresurado barco lo trae del extranjero
me desato las trenzas
las ofrezco a las olas
bajo la luna llena bailo
al ritmo del amor

III. Pinto

pinto un sol
una albahaca en la orilla de la ventana
y un amor entre bugambilias

pinto un pozo de agua que sacie tu sed
un ruiseñor que te cante
una luna que te haga compañía
al anochecer -no temas-

pinto un campo de estrellas
un campo de sueños
un rayo dorado
que te muestre el camino

te espero y se rompen los relojes
te espero y la esperanza pinto

IV. Barsaat

te espero
y las pulseras de colores
resuenan en mis manos
danzo para ti bajo las nubes

ya vienes
te siento en una palabra
Barsaat…
se precipita la lluvia
Barsaat…
y la danza no se detiene

V. Pensamientos esquivos

nadie sabe de mis noches
los abrazos prestados que me sostienen
las intensas respiraciones
las caricias apasionadas

ningún beso
los guardo sólo para ti
¿lo recuerdas?
el último crepúsculo en la playa

¿lo recuerdas?
nadie sabe de mis noches
sólo aquella rosa negra



María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, agente literaria, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Reconocida y laureada traductora de muchos escritores alrededor del mundo y conocida por ser un gran puente entre ellos autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana.
Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Alaraby Aljadid, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, Protikotha, Sindh Courier, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés.
Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), El Golem (México), Palabrerías (México), Poesía UC (Venezuela), Poéticas Marcianas (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Cardenal (México), entre otras.

Sitio web: globalliterarytranslation.org

La poética de Alicia Sometimes

Traducción al español de María Del Castillo Sucerquia

Alicia Sometimes es una poeta, escritora y locutora australiana. Ha participado en
festivales, recitales y eventos de poesía en todo el mundo. Sus poemas han sido
publicados en Best Australian Science Writing, Best Australian Poems, entre otros. Es
directora y coautora de los espectáculos del planetario de arte / ciencia, Elemental y
Particle / Wave. Actualmente es asesora creativa en la Galería de Ciencias de Melbourne
‘Leonardo’.

La voz poética de Alicia Sometimes es la metáfora del cosmos. Sus imaginativos e intensos
versos nos llevan por un viaje celeste en que nos descubrimos siendo polvo de estrellas.
Hermes Trimegisto dijo: “Como es arriba es abajo”, “Como es adentro es afuera”, «Nada
está inmóvil; todo se mueve; todo vibra” y, quizá, con base en estas premisas universales,
Alicia, mezclando con audacia e ingenio el arte poética y la ciencia, no sólo hace frente a
nuestro origen y naturaleza, sino, también, a lo ínfimamente pequeños e insignificantes
que somos en relación al universo.

Sin duda, es una poesía inquietante que nos induce a la expansión del pensamiento y de la
visión que tenemos sobre la existencia y, por qué no, a reflexionar sobre valor que le
damos a nuestras raíces como especie humana.


Ondas gravitacionales

estas ondas
impactan feroces
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀con ardiente mesura
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀a la velocidad de la luz

ondulan y remodelan el espacio

estas ondas
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀fluctúan entre la masa
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀que se estira y aprieta

una cepa que impregna
todo a su paso

⠀⠀⠀⠀⠀⠀estas ondas distorsionan
⠀⠀⠀⠀⠀⠀la geometría del espacio-tiempo

tan débil, su aleteo
lucen tan delgadas como el azar

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀pero estas ondas
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀llegan con certeza

con apariencias de firmas
en su balanceo

⠀⠀⠀⠀⠀⠀los detectores estaban listos
⠀⠀⠀⠀⠀⠀para beber esto

con estas ondas
⠀⠀⠀⠀somos el océano inmóvil
⠀⠀⠀⠀esperando la marea

Frío era el suelo
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀oscura era la noche
el ciego Willie Johnson resuella en mis oídos
llora a través de Dios

qué fácil es convertir el pasado en una
banda sonora, una ligera deglución

aquí está Willie, arañando la vida en el aire
abriendo la vista y el sentido en la tormenta

tantos derrames, tantos caminos de una sola toma

tan simple la eclosión de la vida
la forma en que inventamos momentos
para entristecer

camino hacia los árboles como si conociera sus pasados
los ignoro, pero la confianza es un accesorio perspicaz

este invierno camina, estos minuetos paralizan el ruido
despiertan la suavidad en mis oídos

mis ojos calientan con su azul
con la apacible montaña y la nieve

yacen suspendidas en un derrame
en el inconcluso otoño

blanqueando todo lo que vino hace tiempo

Kilonova

somos detectives
escuchamos a escondidas

⠀⠀⠀⠀⠀hace miles de millones de años
⠀⠀⠀⠀⠀dos estrellas de neutrones

giraban entre sí
con urgencia
perdían el aliento

terminaban su última conversación

⠀⠀⠀⠀⠀remanentes de vidas
⠀⠀⠀⠀⠀alguna vez intensas

cayeron en una cascada en espiral

abrazaron la destrucción
del oro y el platino

⠀⠀⠀⠀⠀una violenta coalescencia
⠀⠀⠀⠀⠀eclipsó cien mil millones de soles

su masa colisionada propagó
las ondas gravitacionales

a través de la tela del espacio
a la velocidad de la luz

⠀⠀⠀⠀⠀rayos gama detectados un momento después
lo vimos
lo escuchamos

se abarcaron por completo entre ellas
⠀⠀⠀⠀⠀con sus últimas palabras
⠀⠀⠀⠀⠀ondearon a través de nosotros

Migraña

después de Blue, Orange, Red, 1961, Mark Rothko

cada planeta gira alrededor del sol
en curvas -círculos en escorzo- una elipse
un iridiscente rastro saturando mi horizonte

esta roja alameda barnizando la noche
este barítono azul penetrando los bordes
un naranja que somete y aterriza todo

Rothko ensamblando una ventana en mi cabeza

cada lienzo una amplitud de oscilaciones
un imaginado patrón de moiré que brilla
como los contornos de las fracturas delineadas

aquí, el tiempo se descifra en muchas secuencias
centelleos tiñen mis ojos por la mañana
subarmónicas voces hierven a fuego lento y trepan

en esta impávida y prolífera composición
busco con urgencia una balaustrada
necesito calmarme y recogerme

los resonantes tonos penetran el pensamiento
las conversaciones llegan en orden inverso:
se funden las nebulosas y los cometas en la oscuridad

Coordenadas

espacio curvo
tiempo curvo

extensión que abraza la masa

un lienzo
una celosía

una línea
inclinándose en la curva

trayectorias hiperbólicas
órbitas elípticas
huellas de caminos geodésicos

este paño teje:
tiempo / espacio / ángulo / volumen / curvatura
cose en la mirilla

su tiempo
mi tiempo
nunca es sólo tiempo

somos dos puntos de trama diferentes
dejando una sangría

impactamos todo alrededor


María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, agente literaria, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Reconocida y laureada traductora de muchos escritores alrededor del mundo y conocida por ser un gran puente entre ellos autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana.
Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Alaraby Aljadid, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, Protikotha, Sindh Courier, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés.
Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), El Golem (México), Palabrerías (México), Poesía UC (Venezuela), Poéticas Marcianas (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Cardenal (México), entre otras.
Sitio web: globalliterarytranslation.org

George Wallace: “La vida es un hilo débil atravesando una bobina”

El destacado y laureado poeta beat en la versión al español de la traductora y poeta colombiana María Del Castillo Sucerquia.

Se disfruta la poesía de George Wallace de una manera gradual, aquella que nos va acercando paso a paso al gran acontecimiento. En la primera lectura nos enfrentamos a un camino en zigzag…señales de un mapa indescifrable; muy pronto, la poesía asoma su rostro en unos títulos extensos: “Un salvaje pájaro enjaulado en las costillas de un viejo”, “Paris, un moribundo cisne en el infinito arco del sol”, “Es el futuro un eterno confín de peras”, “Bajo una cubierta de hojalata en la lluvia tropical”, títulos que no predicen el contenido de los textos, solo abren la puerta al sinfín de posibilidades de interpretación que ofrece la dinámica de la deconstrucción literaria: al desmontar la estructura lingüística dentro de los versos, el autor deja expuestas las diversas significaciones que como lectores podemos hallar y disfrutar, en todas las lecturas posibles.

Paulatinamente, la poesía sigue revelándose en una sucesión de piezas-versos que van encajando como un puzle; aparece la poesía concentrada en descripciones de lugares y personas que nos trasladan al punto exacto de la inspiración: el viejo asmático entre el huerto de manzanos, “el norte de Kansas todo ese polvo el calor los tábanos que muerden…”, la urgencia y la multitud en una avenida de Broadway, la luz artificial del Barrio Latino en una Paris decadente y bella, el “pianista solitario sentado en el rincón de Le Chat Noir…”

Los poemas de George Wallace nos develan un trabajo muy imaginativo, original, con imágenes sugerentes y surrealistas; un contenido que, tocando la intertextualidad, ofrece diversas temáticas. Entre otros tópicos, subyacen en estos textos, indicios de las inquietudes sociales de los 60´s y la estética prevaleciente en esa época –hay un lamento por una América grande que ya no existe-. La simpleza de la ternura que derrota la complejidad de la vida rutinaria. Una corriente de nostalgia que atraviesa el poemario, a través del tiempo (decadencia, futuro incierto en la vida de “los personajes” de los poemas), los lugares que no serán los mismos si se regresa a ellos, la edad adulta con su equipaje de victorias, pérdidas e incertidumbres; el amor con su carga de cinismo y dolor intrínseco –como en el poema Adiós, Angelina—

En fin, después de leer este poemario tan pleno de experiencias y profunda reflexión, se acentúa la conciencia de que “la vida es un hilo débil atravesando una bobina”, como dice el poeta, pero que todavía hay esperanza, porque aún la palabra vive como un puntal que fortalece esa fragilidad.

Nora Carbonell Muñoz.


Adiós, Angelina

adiós, Angelina
esto se nos salió de las manos
me voy a Texas
la frontera de tu casa
estuvo bien por un tiempo
pero no me conviene
es la metáfora de morir un día a la vez
después de todo, ambos sabemos
que tu marido volverá de Dakota del sur
es mejor hombre que yo
desde la universidad, si mal no recuerdo
un capitán de la fuerza aérea
y, cuando termine de prestar su servicio
volverá a libar en tus metafóricas lilas, por así decirlo
tengo que seguir adelante
así seas toda la mujer que amaré
no trato de ser romántico al respecto
pero es casi de mañana y
hay una frontera estatal que cruzar
hay un largo camino por delante
sí, ambos sabemos que me amas demasiado bien
más de lo que merezco, pero tiro de mi carga, ¿no?
medir la bebida o cualquier otra cosa no tiene sentido
el amor no sabe de cálculos
apuntaré mi nariz hacia Texas y seguiré mi camino
Angelina, la frontera es de donde vengo y
a donde voy: una metáfora de la libertad
soy amante de la libertad
así que borra tus bonitas lágrimas
me dirijo a Mc Allen, conozco allí
a una chica dueña
de una lavandería
+++++++++++++++++++++++++++++++ bye

Ojalá pudieras sostener la mirada de tus hijos

ojalá pudieras sostener
la mirada de tus hijos por siempre
viajero de la tierra, mientras
caminas hacia la muerte
tú, en la bata de cenizas
tú, como los aburridos ministros del próximo mundo
ya te empujan a través de su puerta
más fuerte de lo que nunca fuiste
más fuerte incluso que tus hijos
quienes te han enriquecido
quienes, ahora, son los adultos
en la habitación, y tú el pequeño
-la vida es un hilo débil atravesando una bobina-

con la piel del color del suelo, la rodilla cojeando
la respiración como un fuego de antaño
¡agarra con firmeza esta mano, hijo de las estrellas!

¡agárrate fuerte niño del más allá!
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀balacéate fuera del tiempo
en confianza y en verdad, esta es la mano que nunca antes comprendiste
ahora, aférrate al amor

Es el futuro un eterno confín de peras

no le pidas al pianista solitario
sentado en el rincón de Le Chat Noir
(cuando es hora de cerrar, el último cliente se ha ido)
una canción sobre el futuro
para cada hombre, en cada época, el futuro muere demasiado joven
responderá (de vuelta al coñac y al cigarrillo moribundo)
sin mencionar que también
se reencarna en forma de pera


George Wallace, nacido en Nueva York, es un poeta y difusor de poesía. Obtuvo residencia en Walt Whitman Birthplace y fue el primer poeta laureado del condado de Suffolk. Es autor de 36 libros de narrativa y poesía, publicados en Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Macedonia e India. Es una figura prominente en la escena de la actuación de poesía de Nueva York. Durante mucho tiempo viajó internacionalmente para actuar, dirigir talleres de escritura y dar conferencias sobre temas literarios. Enseña escritura en Pace University (NYC) y en Westchester Community College. Ha realizado residencias de Investigación en el Centro de Estudios Helénicos de Harvard en Washington DC. Ha trabajado como voluntario del Cuerpo de Paz, administrador de atención médica, organizador comunitario, periodista comunitario, oficial médico militar en servicio activo e historiador local. Su trabajo se recopila en la Colección de Secciones Especiales, Instituto de Estudios LI de la Universidad de Hofstra. George es editor de Poetrybay.com, coeditor de Great Weather for Media y editor de Long Island Quarterly y Walt’s Corner, una columna de poesía semanal en The Long Islander, un periódico comunitario fundado por Walt Whitman en 1838.
https://en.wikipedia.org/wiki/George_Wallace_(poet)


Nora Carbonell Muñoz.
Poeta y narradora de Barranquilla, Colombia. Filóloga (Universidad del Atlántico), Especialista en Pedagogía de la Lengua Escrita (Universidad de Santo Tomás).


María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, agente literaria, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Reconocida y laureada traductora de muchos escritores alrededor del mundo y conocida por ser un gran puente entre ellos autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana.
Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Alaraby Aljadid, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, Protikotha, Sindh Courier, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés.
Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), El Golem (México), Palabrerías (México), Poesía UC (Venezuela), Poéticas Marcianas (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Cardenal (México), entre otras. Sitio web: globalliterarytranslation.org Contacto: lacabramontes@outlook.com +57 301 4520375.

La poética de Kenneth Lumpkin

Traducción al español por María del Castillo Sucerquia

Kenneth Lumpkin es educador, escritor, poeta, músico, masón y activista. Nacido
en Ridgewood, Nueva Jersey. Ha publicado cuatro colecciones de poesía hasta la
fecha: Gather the Ashes, 1984. Fue ganador de la Beca Conmemorativa Louis
Ginsberg del Chaucer Guild. Es autor de los libros Song of Ramapough: A Poetics of
Place, 2016; Love Lake, 2017; God has many names and other poems, 2018 y Slip of
the Tongue, 2019. Enseña antropología en línea a través de tres universidades
estatales de Nueva Jersey y reside en London, Ontario con su esposa, Kim y su
gata, Molly.

Encuentra sus obras aquí: https://www.amazon.com/Kenneth-
Lumpkin/e/B01MAW9B92%3Fref=dbs_a_mng_rwt_scns_share

La voz poética de Kenneth Lumpkin es bípeda: a veces brota con la inocencia de un
niño y, otras, con la sapiencia de un anciano.
Su poesía, de imágenes vívidas y contundentes, evoca a los espíritus de la razón y
el sentir y los confronta, para, finalmente, optar por el asombro y la esperanza de
los sueños como vías de liberación o resolución en el batallar de los opuestos.


I. Amor

nada sobrevive
sin ello…
ni siquiera
una piedra
tiene a otras piedras
sino a las estrellas

por encima
semejante
es el amor




II. Niño de la luna

de todas estas:
diamantes
esmeraldas
rubíes
zafiros
sólo tú
eres mi gema preciosa
te sostengo
como a un péndulo
en el corazón
nada hay que nos marchite
o nos desgarre
eres la joya azul más fina
y, aunque no soy más
que un tonto niño de la luna
hay una mirada puesta en ti
bajo el sol de mediodía
donde alguna vez
hubo una joya





III. Puerto

el mar no era mi oficio
no había caminado
por una cubierta mojada
todavía

ella se tiende ante mis pies
las serpientes nadan
junto a mi indigno barco
el cielo es hostil con mi sombrero
pero llegaré rápido
hasta el puerto

verás, soy amante
a tierra firme





IV. Un sueño

mucho he dicho y hecho:
algunas cosas me avergüenzan
muchas resultaron mejor
de lo que esperaba…
me he emborrachado, drogado, peleado
he cometido crímenes con los mejores
y peores, y, a veces, me hallo sentado
en el cenicero de los dioses

miro las brasas que se extinguen con lentitud
entre los finos hilos de humo…
espero por alguien que no haya salido todavía
espero un golpe más…
no obstante, siempre me quedo con las sobras
ni siquiera los gemidos de los amantes perdidos son míos

cubrir la miseria no se puede
he visto obrar y he obrado en el camino
sorbo el humo que falta
y tomo una última calada
antes de que oscurezca
entonces, inicio un nuevo sueño

ojalá uno que resucite
mi corazón


María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México)

La poética de Joshua Corwin

Traducción al español por María Del Castillo Sucerquia

Joshua Corwin es un autor neurodiverso nacido en Los Ángeles, California. Ha sido
nominado dos veces al Pushcart Prize como mejor poeta y fue ganador del premio
Spillwords Press 2021 en la categoría poemario del año. Su trabajo ha aparecido en
Winning Writers, The Somerville Times, Palisadian-Post, National Beat Poetry
Foundation, Life in Quarantine de la Universidad de Stanford, entre otros. Ha dado
conferencias en UCLA, fue publicado junto a Lawrence Ferlinghetti y leyó con el
poeta inaugural de los Estados Unidos en 2013, Richard Blanco. Presenta el podcast
de poesía Assiduous Dust, escribe la columna semanal Incentovise para Oddball
Magazine (Boston, Massachusetts. Revista virtual) y enseña poesía a individuos
neurodiversos y a adictos autistas que se encuentran en recuperación en The
Miracle Project, una organización sin fines de lucro para el autismo. Corwin es el
editor y productor de Assiduous Dust: Home of the OTSCP, Vol. 1, que presenta una
colaboración con 36 poetas galardonados que demuestran una de sus formas
inventadas de poesía. Actualmente está trabajando en una novela existencial sobre
un abogado alcohólico plagado de ideas suicidas. Su sitio web es
http://www.joshuacorwin.com.

Los poemas que traduje al español, hacen parte de su bitácora de poesía Becoming
Vulnerable (2020), libro en que detalla su experiencia con el autismo, la adicción, la
sobriedad y la espiritualidad.

Joshua, con su voz poética, franca y natural, logra que las imágenes salgan de la
página y nos embarquen en un viaje donde abrazamos su percepción del mundo.
Se trata de un recorrido por las impresiones que dejaron marcas indelebles en su
alma de niño, las angustias que vivió durante su adolescencia y su recorrido en la
universidad y, finalmente, el paso definitivo hacia el autoconocimiento y la
aceptación.

Joshua, desnudándose a sí mismo, termina por quebrantar al lector. Estos son
versos / pájaros heridos que despliegan las alas en la gratitud por el azul del
firmamento y cantan en la comprensión de su plumaje singular.


I.      12:01 A.M

Escucho el brillo de tus ojos
al otro lado del teléfono.
Hablando así
me siento auténtico,
ingrávido.

No tengo que tatuar en el aire
los significantes para comprenderte.

Recuerdo cuando por primera vez me dijiste...
A propósito de nada...
Sobre las distintas categorías de donación caritativa.

Estaba sentado frente a ti, justo allí.
(Tú en ese sillón, yo en este: nuestros ojos)
Hay un tipo de donante que aporta grandes sumas
y se cuelga en un cartel en la pared;

hay otro que permanece anónimo.
Tus palabras suspendidas como un fantasma
no tenían que ser lo que pensaba;

una vez fuiste yo,
una vez estuviste donde estaba...

En ese momento, lo supe.



II.      Miro de vuelta, soy suficiente

Deambulo por los pasillos del entretenimiento,
la desesperanza que traen, el recuerdo de mi venida.
Yo era el chico que recogía basura en el patio,
la ensamblaba en algo más, algo que me alejara del mundo,
de este planeta donde me arrojaron y acondicionaron.
En la universidad, yo era el muchacho patas de cabra,
el que intentaba demostrar que era suficiente,
era el matemático escondido en el sótano,
quien no salía por miedo a no hacer la dosis doctoral;
el que pasaba largas horas solucionando un teorema,
el que daba resultados y demostraba tener la capacidad
de agitar la fina copa de vino por encima de la jerarquía
mental de “insuficiente” y sí, me creí salvado en aquel momento.
Pero envejecí a lo lejos, corriendo en el campus por miedo
de ir al hospital, de estar solo, persiguiéndome.
Furioso, declamé y escupí una bola de fuego,
me quemaron las brasas en la urna de la verdad,
bajo la falacia de la esclavitud, junto al camino,
regurgité mentiras: historias con laberínticas ruecas
de mis resbalones en fuga, de los labios en fuga,
labios sembrados en el destierro, una isla sustentando
el elixir que no duró un nanosegundo.
Al rodar, con ojos de búho, pretendí vislumbrar el Edén,
advertí ser la sombra que conté en la teoría
de los números trascendentales, sombra que intenté
demostrar para ocultar mi propia oscuridad,
sin embargo, tras la muerte del abuelo, papá Mert,
y con las palabras de mis maestros: noté que soy suficiente.
Durante la meditación en aquel santuario en Corea

noté que soy suficiente, y en mi quinta vez como
patrocinador noté que soy suficiente,
al leer mi libro, Becoming Vulnerable, advertí que soy suficiente;
con lágrimas de gratitud me asomo a la ventana y lo afirmo: soy suficiente.
Para seguir errando y encontrarme con mi sombra,
para tararear la melodía de la ofrenda,
para recordar que está bien olvidar,
y que la ventana suele empañarse y la imagen
no siempre es una bella autopista
pero, a veces, observo a un sucio montañista
escalando el abismal desvanecimiento
que cuelga solitario del firmamento
donde todo es suficiente.




III.      La actualización

Estrello las transgresiones
contra lo lejos que he llegado
desde que me diagnosticaron
el espectro del autismo

a los cinco años
más trastorno de ansiedad
retraso mental y TDAH
a los seis.

No quiero repetir
círculos con mis pies.
Uno pequeño dentro del otro
— Me recuerda a mi mente.

Neurotípico.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ [también, alcohólico
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀y, gracias a Dios
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀estoy sobrio
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀esa es otra historia]

Como pacifista enfurecido,
necesito aceptar la química de mi cerebro.
Algo perversa, circular.

Estos pies
forman terremotos.

Y el color pierde su vivacidad...
Como el yo aprensivo que soy.

(Ser visto con el doctor...

Por favor, basta,
me da vergüenza
me desvanezco)

Oh, es tan difícil encajar.
Estoy programado
para diferir.

A intervalos,
un espectro de círculos:

Deambulo, pero trasciendo.
Y por eso los ataques.

{Cada tres meses
a veces, una vez al año}

Resultado de actuar
típico
⠀⠀⠀cuando eres
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀atípico.

— ¿Te lo dije?, tuve que aprender
miles de idiotismos.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀ (Yo pensaba que cuando
⠀⠀⠀⠀⠀⠀alguien decía “dar en el clavo”
⠀⠀⠀⠀⠀⠀en serio martillaba)
— Una tarjeta de memoria flash
con las reglas...

No quiero balancearme de un lado a otro
⠀⠀⠀⠀⠀⠀al atravesar el marco de la puerta
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ahora, estoy en el piso
⠀⠀⠀⠀...Incapaz de abrir la boca
⠀⠀⠀cuando tengo tanto por decir.

A veces pasa y entonces...
⠀⠀⠀Mis pies repiten círculos...

Alrededor de una forma:
un cuadrado, un rectángulo o un círculo perfecto;
en la mesa, en la cocina, donde mi padre
organiza el pago de las facturas
para mi terapia y la logopedia.
— Para aprender idiotismos como “dar en el clavo” ⠀⠀⠀
expresando aserción.

Parece que doy en el clavo.

Y las palabras y gritos atípicos,
los disfuncionales modismos familiares
las palabras inventadas...

Hay mucho por escuchar,
tengo mucho por decir.

Intento no repetir el círculo, no caer al suelo...
Pero, tal vez, hay que apelar a la simulación
perseverar como yo.

⠀⠀⠀⠀⠀⠀Tal vez necesito caer,
⠀⠀⠀⠀⠀⠀tal vez necesito girar.

¿De qué otra manera trazaría la línea
para detener la actualización?




IV.      Gratitud por el desayuno

SOLÍA       pensar que la meditación era una farsa,
la iluminación sólo atañía a los muertos.

SOLÍA       opinar que era imposible callar los pensamientos durante cinco
segundos.
En secreto, creía saberlo todo.

SOLÍA       creer que decir “gracias” no era necesario.
Odiaba cómo se plegaban mis pómulos al sonreír.

Estaba convencido de que todos mentían.
SOLÍA       considerarme una mierda.

SOLÍA       creerme un despojo.
El miedo me paralizaba durante horas.

Discutía con los espejos, los amenazaba con el puño.
SOLÍA       maldecir el reflejo temido.

SOLÍA       levantarme por la noche, bailaba con el impertinente dolor,
convulsionaba mi cuerpo entero.

Vi despuntar el alba con tristeza y me revolqué con agonía.
El mundo se levantaba y moría por dentro.

SOLÍA       no saber si mentía o decía la verdad.
Durante horas peleaba con mi Dios; conmigo mismo.

Ahora, despierto al amanecer y pronuncio sh’ma.
Luego, tiendo la cama, me lavo las manos.

Despierto al amanecer y camino a la habitación de al lado,
tomo siento y sólo escucho durante una hora.

Despierto al amanecer, tan liviano como una pluma,
cocino el desayuno, le sonrío al plato que lavo
y al hombre del espejo.

Despierto al amanecer, tomo un baño,
abrazo mi alma.

Despierto al amanecer y le doy gracias a Dios.
Sé que no soy Él.

La poética de Joshua Corwin

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México).

La poética de David Dephy

David Dephy es un poeta, poliglota y novelista georgiano – estadounidense. Vive en
Nueva York. Fue ganador del Premio Finalista en el Concurso Nacional American Book Fest
2020, del Premio Spill words Press Poetry Award 2019 y del Premio Literario Adelaide
2019/2020 en la categoría de Mejor Poema.

Sus obras han sido publicadas y antologizadas en Estados Unidos, Reino Unido y en
numerosas revistas literarias, revistas y editoriales internacionales. Es autor de quince
libros de poesía en idioma georgiano, de ocho novelas y de tres álbumes de audio-poesía.

Es artista multimedia y ha participado activamente en escenas artísticas y de poesía
nacionales e internacionales como PEN World Voices, 92Y Poetry Center, Voices of Poetry,
Brownstone Poets, Lit Balm, Spectrum Reading Series, Long Island Poetry Listings, New
York Public Library, Starr Bar Poetry Series, Poets in Nassau, Poets in Massachusetts,
Columbia University – School of the Arts in the City of New York, Great Weather for Media
in New York City, New York City Voices, Bowery Poetry Club, entre otros.

La voz poética de David Dephy es un elogio a la vida. Sus versos nacen de la inocencia, el
agradecimiento y la sencillez como valores fundamentales para el cultivo del respeto hacia
los seres vivos. Sabe mirar como niño y conectar con la naturaleza del entorno y de sus
seres amados; ver la belleza en cada ente que esté alcance de sus ojos con la sapiencia
que ha obtenido.

Empleando un lenguaje sencillo, meditativo y, a menudo, juguetón, personifica la vida
misma como un espíritu universal que toma la palabra a través de la creación o de
aquellos objetos o detalles que, debido a las reminiscencias que suscitan, conservan
fragmentos de su propia conciencia.

I. Loto
el loto vive solo en su agua
el agua se arraiga a mí

las raíces son deseos
los deseos son más hondos
que las promesas

el loto de la vida crece por
encima de la esperanza

no hay noche que se le oculte

II. Fotografía deslucida
espejos de agua
horizontes polvorientos

tan sólo
maduras
expectativas

justo en el declive
una vieja fotografía
detona las risas

ahora, de tu sonrisa nace un resplandor
permanezco mudo

en este viaje sin fin
giro fuera de la órbita
me precipito hacia lo remoto
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀voy hacia ti

III. Calles
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀calles vacías

la belleza necesita que la observen

sé de tu felicidad allí afuera
al otro lado del vacío
sin embargo, sólo resiste
el presente

y en la admiración, la belleza
y en la pobreza, la riqueza
y en la mudez, el sonido

bajaré el arma
te hago saber:
quien me acompaña vale más

recordaré este instante
en el otro lado
de lo que fuera el vacío

recordaré esta dádiva
pero las calles resucitarán

todo lo que necesita
ser visto
lo hará



IV. Vivo
al canto del amanecer, en mi balcón
se desnuda el mundo a mi alrededor

eres la más bella cuando te fortaleces
te fortaleces cuando estás en soledad
más espontánea, más silenciosa
una brillante aurora frente a mí

mi compañera trae una taza de café
me abraza, sonríe
detrás, en la habitación
duerme un tierno niño

todo aquí está vivo
el pasado se desvanece

¡lo hiciste!, me digo
y lo hecho, hecho está
eres libre ahora
un prodigio es la libertad

sí, lo es, responde

(ella lee mi mente)
me dibuja una sonrisa

sus risas son milagros
que conforman el hogar

esculpen la fe al despuntar
el día



V. Si tú sabes
rocié la yerba por la mañana
me colmó la fuerza
me pareció escuchar
si sabes lo que es el futuro
es por la esperanza
más sólo hay un lugar en el mundo
donde perseveras en tu vera

penetré los rayos por la tarde
me invadió la calma
me pareció escuchar
si sabes lo que es la vida
es por la libertad
mas sólo hay un lugar en el mundo
donde liberas tu ser verdadero

hurgué el silencio de la noche
me surcó un milagro
me pareció escuchar
si te conoces a ti mismo
es por la voluntad
mas sólo hay un lugar en el mundo
donde nace tu versión primigenia
…por el corazón de tu amada
es que conoces el amor

respiré profundo
cerré los ojos

vida
el nombre de
nuestro aliento

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México)

Poética de Jeffrey Spahr-Summers

Introducción y traducción al español por María Del Castillo Sucerquia


Jeffrey Spahr-Summers es un poeta, escritor, fotógrafo y editor que vive en Colorado, Estados Unidos. Su trabajo ha aparecido en numerosas revistas impresas y en línea. Es fundador y editor de la revista en línea Poetry Victims y fundador de la casa editorial Cherry Publications. Fue director de arte en Unlikey Stories. Ha publicado 19 libros.


Jeffrey vivenció, durante su juventud, la segregación racial en África del Sur. La cultura, la fauna y los fenómenos sociales, de ese tiempo, están enmarcados en su poesía. Se trata de una voz poética viajera, observadora y reflexiva que nos adentra en la experiencia directa, a través de la empatía y la adaptación, en territorios desconocidos, pero ricos en experiencias reveladoras que nos encauzan hacia una búsqueda social.


I. Sobre mi chica
África del sur durante la segregación racial

mi chica no limpia el lavabo, el sanitario, los pisos
o este revestimiento de madera 
como lo haría una buena criada 

no le importa que el polvo entolde mi casa 
la higiene brilla por su ausencia
acudo a la paciencia, le explico sus deberes 
parece no entender 

es difícil conseguir ayuda
me pregunto por el aspecto de su casa
            tiene suerte de que esté con ella 

mi señora tiene una hermosa casa
muebles finos, lindas poteras, agua potable 
más ropa de la que jamás he visto junta (excepto en tiendas)
paredes cubiertas por bellas fotografías 
amplias habitaciones para la pequeña familia
-más grandes que la sala de mi chica- 
ella anda por suelos de verdad
                               no de indecencia  

aunque siempre le doy comida extra 
después de nuestra cena 
mi chica roba chucherías, carne, harina 
a veces frutas de los árboles del jardín
acudo a la paciencia, le explico lo mal que está 
parece no entender  

     ¡cuán difícil es hallar una buena ayuda!
odio preguntarme lo que roba cuando me voy 
tiene suerte de que esté con ella 
mi señora compra mucha comida
un montón de conservas, pasteles de carne
postres, bebidas y mucho más de lo que 
la pequeña familia de mi chica, durante el año 
podría comer

mi chica dice que, a veces, ella le deja llevar a casa 
la comida que sobra o los huesos para alguna sopa
pero eso no le basta para alimentar a su familia y primos 
desempleados, indocumentados 
a veces debe robar más o morirán de hambre 
       ella tiene mucha suerte por tener tanto para comer  

mi chica desaparece dos o tres días continuos
quedarme sin ayuda me enfurece 
mi señora se molesta también 
pero me dice que debe esconder a su marido y primos
cuando la policía allana la ciudad 

a veces creo que mi chica no se baña en absoluto 
y que mi señora se lava mucho durante el día 

mi chica tiene mucha suerte de trabajar aquí 
mi señora tiene mucha suerte de ser blanca.

II. Amantes del aguacate
África del sur

más negros que la noche
calientes, en secreto 
peleamos entre nosotros 
por el fruto maduro y virgen 

sin vergüenzas 
desnudan los dientes de piano 
ojos como boyas que centellean 
al mirar los árboles de aguacate 

aquí hay algo semejante a la lujuria 

cavan y cavan en frenesí 
y en la profundidad siembran las 
semillas junto a los árboles 
aman los aguacates

los saborean con lentitud 
los comen sin prisa 
sin desperdicios 
sin culpas 
los pelan con delicadeza 
disfrutan la textura pastosa
hasta que se abulten los vientres 

brillantes como las panzas 
de sus mujeres preñadas.

III. Viena

nunca he estado en Escandinavia  
pero hoy vuelvo a pensar en Viena 
esa vieja ciudad barroca, fascinante y oscura 
de las monstruosas catedrales en cada esquina

allí está el Palacio de los Habsburgo 
con su ribete de pan de oro 
y me pregunto cuántos murieron 
para hacerlo realidad 
apuesto a que no hay semejante decadencia
en Escandinavia, es inimaginable 
no como en Viena o en Roma
incluso en América, con nuestras 
propias anticuadas catedrales 
de comida rápida
                en cada
                       esquina 

IV. Tomar un tren separado.
de Johannesburgo a Ciudad del Cabo; para Anna

dicen que es lo mejor del mundo, y es verdad
el tren azul es especial, como un primer beso 

imaginen una mansión de muchas ventanas 
que bate con descaro por la línea 
sigue la veloz fragancia del mar 
navega por los viñedos, tiene un viaje sutil 

sin embargo, te esconderán 
ambos sabemos que lo harán 
en otro tren, para culpar al orgullo negro
por tus lazos con este maduro país 

debes quemar el tiempo sentado 
en un viaje de 24 horas 
incapaz de dormir, frustrado y hambriento 
intentando pescar las razones por que no 
puedes viajar con nosotros.

V. Las serpientes nunca abandonan a sus parejas
Para Daddy George

un acto inherente, dijiste 
listo para atacar de nuevo a la víbora nocturna

se retorcía y la sangre corría de un lado 
a otro por el suelo, frente al tocador 

siempre hay una compañera cerca, dijiste
te odiaba por hacerme limpiar 
mi habitación de todos modos 

empezaba el macabro juego
       ¿dónde estará la segunda víbora?
tal vez a mis pies, envuelta en el sanitario
o junto a mi cama atraída por el calor 
como en las historias 

debí suponerlo
apareció a las dos semanas 
en el mismo lugar 
voló la sangre caliente, se pegó al suelo 

esperé tras la puerta 
hasta percibir el triunfo en tu respiración 
sentí alivio de que no hubieran más
hasta que…

no sabemos si dejaron huevos

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México).

Poética de Lynda Tavakoli

Traducción al español por María del Castillo Sucerquia

Lynda Tavakoli vive en el condado de Down, Irlanda del Norte, donde facilita clases de
escritura creativa para adultos y es tutora de los premios Seamus Heaney para escuelas. Es
poeta, novelista y periodista independiente. Los escritos de Lynda han sido ampliamente
publicados en el Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos y Oriente Medio. Es escritora
colaboradora de The Belfast Telegraph y Slugger O’Toole, y su trabajo ha sido transmitido
en BBC Radio (Pensamiento para el día / Días de nuestras vidas) y RTE1 (El programa de
poesía).

Lynda ha sido ganadora de premios tanto de poesía como de cuento en Listowel, entre
ellos, el Premio Internacional de Poesía Westival, el Concurso Internacional de Poesía
Blackwater y el Concurso de Poesía Roscommon. Sus poemas se han publicado en The Irish
Time y se han traducido al farsi para una audiencia persa. El trabajo de Lynda se puede
encontrar en las siguientes antologías y revistas: Skylight47 / North West Words /
Poethead / Live Encounters / Templar Poetry / Hennessy New Irish Writing / A New Ulster /
Abridged / Poetry Day Ireland audio poems / Where are you from? (Antología inglés-farsi)
/ Willawaw Journal / Bangor Literary Journal / Lagan Online / The Lea Green Down /
Dodging the Rain / Fresh Air Poetry / Antología Blackbough Poetry / Pendemic, entre
otros. Recientemente recibió una Beca Individual de Resiliencia de Emergencia del
Consejo de las Artes de Irlanda del Norte. The Boiling Point for Jam (Arlen House) es su
primera colección de poesía publicada. https://www.bookdepository.com/Boiling-Point-
for-Jam-Lynda-Tavakoli/9781851322497?ref=pd_detail_1_sims_b_v2v_1

La voz poética de Lynda Tavakoli es nostálgica y contemplativa. En sus poemas
encontramos lugares psicológicos recurrentes como la pérdida de la inocencia y la niñez
perdida.

Los versos de Lynda son una urdimbre de imágenes calcadas en el alma maleable del niño
con el sueño cotidiano del adulto que ancla su conciencia en el ayer. Un ahora que se fuga
en cada intento por ser vivido.


        I.     Mi niño
 

 A veces, por la noche
 cuando la casa dormía
 me deslizaba en tu habitación
 observaba la sombra de tu respiración
 en el aire vacío
 
 Nadie lo sabía
 excepto aquellas chicas con pechos dilatados
 con sonrisas airosas
 que espiaban desde lo calendarios
 las fantasías de los mancebos
 
 Cuánta crueldad en el giro
 del tiempo que robó tu inocencia
 te dejó tras de sí
 
 Entre estas paredes solitarias
 que albergan silenciosos latidos
 tu respiración le susurra
 misterios al oído de una chica
                           Me obligo a dejarte ir
 
 Tu viaje hacia la adultez
 ha culminado
 mi adorable niño
 



        I.    La muerte de las golondrinas
 

 Cayeron desde las vigas del garaje
 sus alas, tan ligeras como un pensamiento
 inmersas en una fragilidad
 de hueso y pluma
 
 Tres crías y su madre
 pasaron desapercibidos en
 mi prisa de ayer, cuando
 cerré la puerta y di paso
 a la muerte
 
 El sopor que albergaban
 era un hálito extinto por la noche
 la esperanza de rozar el cielo
 abierto al amanecer
 
 Los enterré con sus ojos cerrados
 al azul, sobre las espaldas
 emplumadas, con sus alas rígidas
 como la certeza
 
 para siempre encalladas
 en el vuelo terrenal
 



        II.    Palabras
 
 
 A los quince años mi padre abandonó la escuela
 era, entonces, un niño espontáneo y bisoño
 partía hacia nuevas tierras
 más allá de la isla donde nació
 
 Lo que sí conocía era el trino de las perdices marinas
 a través del lago, el olor de la lluvia que se
 burlaba del pantano y las palizas que recibía
 por ser el décimo en una prole de diez
 
 Cuando el tiempo alivianó sus aristas y
 su mente brillante no se lamentaba
 más por la falta de oportunidades
 buscó consuelo en las palabras
 grabó su diminuta huella cual pisadas
 de hormigas en el diccionario del siglo XX
 de Chambers, que aguardaba en la
 estantería del fregadero
 con una cubierta de papel marrón
 envuelto como un cárdigan familiar
 alrededor de páginas tan finas
 como el papel de arroz
 
 A la hora del té, mi padre degustaba las
 palabras igual que la comida en su plato:
 gelid y linch, sympodium y ruderal, memoriter y treen
 cada una era explorada con la ternura del pensamiento
 con la caricia etérea de un hombre grande
 
 No sólo buscada sus significados
 también sus pronunciaciones
 la ortografía, la etimología
           ¡Las sencillas y alegres sorpresas!
 
 Esta fue su educación ausente
 la forma en que transmitía lo que perdió
 
 Mi padre, un hombre de pocas palabras
 nos las ofrecía como algo enjaulado
 y sólo aguardaba por la alegría
 de su liberación
 



        III.     Canción de chimenea
                 Oscar y Valeria Ramírez
 

 En la garganta de la chimenea un canto
 trino de humo en la boca abierta de un hogar
 un mirlo que ofrece su historia, en el
 crepúsculo, a la tierra y el cielo
 
 Aquí, en mi sala de estar, el mundo cambia
 
 En la televisión, un padre y su hijo
 una camiseta cubre su pequeño cuerpo
 y, de repente, también un lastre de piedras
 que se apresura en la corriente
                           La captura del día
 
 Amordazo la emisión, ahogo una sarta
 de culpas que sobresale de la pantalla
 y, aquí, en mi sala de estar, capto el trino de
 un mirlo que devora la distancia entre
 el Río Grande y mi hogar
 



        IV.     ¿Es esto lo que hago?

 
 En un pasillo de magnolias recién pintadas
 los rayos del sol caen desde las ventanas del tejado
 hasta las alfombras con pecas
 
 Un televisor hablar demasiado alto
 consigo mismo en la habitación de alguien
 
 Te encuentro durmiendo
 Tu cabeza pende como una percha
 mal colgada y tu cabello, recién cepillado
 está colmado por rizos de época de guerra
 -Legado en espiral que pasó de mí-
 
 Pronuncio tu nombre
 veo el despertar renuente
 de tus ojos
 ¡Qué pesar interrumpir
 tu camino de sueño al cielo!
 
 Hoy hablamos de vestidos azules
 y de funerales y de cuánto te gusta
 mi abrigo y del color que huele a
 algo que se fuga de la visión
 
 Me preguntas
 ¿esto es lo que haces?
 ¿sentarte a esperar y a esperar?
 
 La resignación en tu voz
 es lo más difícil de soportar
 
 En esta habitación, el ladrón del tiempo
 midió su falso recuerdo en el tic-tac
 ahora el pasado se convierte en presente
 y el presente merodea en algún lugar
 del pasado

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México)

Poética de Gabrielle Everall

Traducción al español por María del Castillo Sucerquia

Gabrielle Everall es una escritora y actriz australiana. Completó un doctorado en
escritura creativa en la Universidad de Australia Occidental. Mientras hacía el
doctorado escribió su segundo libro de poesía, Les Belles Lettres. Su primer libro
de poesía se llama Doña Juanita y el amor de los niños. Ha sido publicada en
revistas y numerosas antologías, entre ellas The Penguin Anthology of Australian
Poetry, The Turnrow Anthology of Contemporary Poetry, Performance Poets y The
Fremantle Press Anthology of Western Australian Poetry, editada por John
Kinsella y Tracy Ryan.

Ha interpretado su poesía en el BDO, Overload, NYWF, Emerging Writer’s
Festival, La Mama Poetica y Putting on an Act. También ha actuado en el Club de
Poesía de Bowery en Nueva York y en el Festival Fringe de Edimburgo.
Recientemente actuó en la Conferencia de Mujeres Malas en Viena y en la
Conferencia de Niños Malos en Verona, Italia. Actualmente estudia en la
Universidad de Melbourne.

Un enlace donde se puede comprar la segunda edición de Doña Juanita y el Amor
de los Niños en inglés:
http://buoncattivipress.com/store/p18/Dona_Juanita_and_the_Love_of_Boys.html


La voz poética de Gabrielle Everall es descarnada e irónica. Me atrevo a afirmar
que, luego de que la autora, en su libro de poesía Les Belles Letters, exploró las
relaciones e inclinaciones de las escritoras lesbianas y feministas modernistas a
través de sus cartas, así mismo, empezó a explorar y expresar, con su poesía, su
propio sentir como mujer lesbiana y feminista.

Gabrielle, después de aventurarnos, con su pluma imaginativa y mirada traviesa e
irreverente, por las vidas secretas de mujeres como Safo, Virginia Wolf, Djuna
Barnes, Gertrude Stein…, en estos poemas, revela un poco de sus propias
relaciones e inclinaciones a través de sus experiencias o las de aquellas mujeres
que encarna.

Estos son esquizofrénicos versos abundantes en contradicciones y paradojas,
resabio y pasión.


     I.        Dios del Indie Rock

Navegas por la estrecha lira de Rilke
no hay nada de ti para besar
una calavera
— anhelo ser parte de tu bonanza

soy Purdah
la abyecta más cercana
a la muerte

mi cuerpo de niña ciega
es sacrificado en ti
continúa su ascensión

se convierte en tu nombre

creer en ti es amar a Dios
-la única pasión legítima-
pasión moral que provoca pánico moral
comemos los manjares del Cristo

tu cuerpo de niño
oblea fina engullida con vino
hincha mis ojos de Santa Teresa
los blanquea al jouissance de tu ritmo
quiero besar cada parte
de tu cara dilapidada
rebelión de tu carne cristiana
-tuve dudas de que fuera tan buena-

como un cerdo en el barro me
revuelco en mis pensamientos de ti
eres un dios del vientre
¡y yo soy rapaz!

el corte de mi piel es aliento
fresco que conduce a Dios
átame a la cabecera de la cama
golpéame con tu beatitud

la captura veintidós del sufrimiento
que causa jouissance y del jouissance
que causa sufrimiento

la privación es tu escritura

yo una asceta deseosa
tú un objeto que se
me entrega como a un niño
su juguete

un juguete de papi
un dulce sin fin
que chupo todo el día

Cristo ha estado allí:
                     Dios lo inició todo.
 


     II.        Sacudida del rock

Sus ojos fríos
sus ojos metálicos
de hierro fundido
sus croatas ojos
eso ya no importa

fui violada con una
camiseta de Nick Cave
tenía diecinueve

mi padre batió al Blues
fuera de mí
mi afición por el rock’n roll
voló de mi estéreo

cuando dijo
no puedo esperar para
cambiar las cuerdas de mi guitarra
no sabía si me rechazaba o
jugaba a ser un imán
al ponerse en mi contra

quería follarlo
incluso cuando me
dijo que retrocediera
me excitó

— ya saben, esos apretados
Levis negros que nunca
te follarán

mi padre, obvio
es un sádico
pero tu crueldad es tan
deliciosamente sutil

haces que desee
jugar a un juego distinto
al de papi e hija

tanto como él besaba
a su novia, yo intenté
entrar al concierto

traté de fingir
pero no logré ocultar
mi edad y mi odio
hacia los pubs australianos:

los sueños de una maldita
estrella están hechos para
ser aplastados

una eternidad de lívido
desperdiciada, el precio sagrado
la otra mujer:
la guitarra que roza
la entrepierna de la estrella
de rock

como una chica hastiada
del rock’n roll
puedo hacerlo polvo
tan rápido como destrozamos
a Myers, en especial
a David Jones

no quiero azotar a caballos muertos
tan sólo a hombres vivos.



     II.        Reina de los suburbios

Mi madre dijo que la reina
es signo Aries — y yo también

vendo cuchillos de carnicería
puerta a puerta, enseño feminismo
francés a escondidas

mis cuchillos forjan una diadema
de acero inoxidable

dejo folletos:
cuchillos de carnicería por la causa
en los tapetes de la gente

camino en la propiedad privada
coqueteo con el macho de la casa

finalmente
empiezo a sentirme
parte de la comunidad.
 


     III.         Venus sin pieles
 
Deseo caer en la fosa de su cama

si fuera mi tutor, se trataría
de una exquisita fantasía
masoquista

cada uno trinchó su
lección de gramática

él es la cláusula principal
yo, la subordinada
somos una oración compleja
y se supone que no me
gustan los hombres

— mi hermano echa a perder
mi deseo por ellos

nunca me follarán mientras viva
en cambio, lo harán con sevicia
cuando muera

me gustaría que todas las
mujeres que él conoce
fueran lesbianas puras
entonces, nunca se las follaría

es una Venus sin pieles
y yo soy Severin

su nombre reemplazó la Enfermedad
ametralla mi pecho su mirada
besa a las chicas, me hace llorar

yo, que soy mujer
encarno a cada hombre
en esta canción de cuna

soy una esclava sin dinero
en espera del mejor postor

voy a Verona, ciudad romántica
que, como un vampiro
succiona toda mi sed
por el romance

dicen que un buen beso
lleva consigo una mordida en
el labio inferior, pero
creo que es sadismo

estoy medio muerta
en espera de que
me rematen



      IV.        Fui a Verona, Italia
 
Todo el romance volvió a mí
en el coro de mil ángeles
en la catedral de Santa María
Matricolare

envié postales a hombres
que nunca me amaron

un hombre negro dijo
anhelo ser tuyo
eres fuerte, bella mujer

me imaginé como a una virgen
mi cuerpo yacía junto al de él

no volvieron a importar
los abusos del ayer

María Del Castillo Sucerquia, nacida en Barranquilla, Colombia (1997), es una poeta bilingüe, escritora, tutora, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, Inglés, italiano, portugués, español y alemán). Con experiencia en radio y actuación (teatro y cine). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Sus poemas han sido traducidos en diversas antologías (Encuentro internacional de mujeres poetas Cereté, Relatos para adolescentes, Poesía Colombiana y Ecuatoriana, entre otras), revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales (Filogicus, Libresta, María Mulata, Bharatha Vision, Azahar, Atunis Poetry, El Heraldo, Muelle Caribe, Crisol, Uttor Kota, Sol y Luna, entre otros). Y traducidos al canarés, árabe, urdu, bangla e Inglés. También colabora con las revistas Vive Afro (Medellín), Altazor (Chile), Cronopio (Missouri), Golem (México