La poética de Daniel Cundari

por Giselle Lucía Navarro

Degustar la palabra como un trago de vino/ y luego digerirla/ hasta que el mosto penetre cada órgano/ y transpire/ en esas dimensiones conquistadas por el ojo del poeta…, cita un poema que escribí hace años, pero que me recuerda al poeta que les presento hoy, conocido hace unos pocos meses en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Habana de febrero, cuando las mascarillas no impedían el brillo de las sonrisas y los abrazos no se postergaban.

Daniel Cundari nació en Rogliano, al sur de Italia, en 1983. Es poeta, narrador, traductor, intérprete y performer multilingüe. Inventor del repentismo cutise. Escribe en dialecto calabrés, italiano y español. Es el poeta más joven galardonado en la historia de los premios Lerici PeaPericle d’OroyGenil de Literatura de Granada, este último normalmente otorgado a escritores españoles e hispanoamericanos.

Ha publicado los libros Cacagliùsi/ Balbuzienti, ´Ngilla orba/Anguilla cieca, Il dolore dell´acqua, Geografía feroz, Nell´incendio e oltre, Poesie contro me stesso, Intruzioni per distruggere il vento, Il silenzio dopo l´amore y, en 2020, Pandæmonium. Como traductor, ha readaptado la obra de Aresti, Bolaño, Celan, Trakl, Rippellino, Mandelstam, Leisegang, Corso, Casariego, entre otros.

Tras vivir en China y México; estudiar en Siena, Granada y Gdansk, y actuar en varios países del mundo como Francia, Alemania, Cuba, Eslovaquia, Grecia, Chile, Italia, Serbia, Polonia, entre otros, su obra se ha compilado en numerosas antologías. Es también representante de la Academia Mundial de la Poesía. Actualmente reside en Barcelona.  

La presente es una selección de textos, que incluyen la traducción al español realizada por el propio autor del italiano y el calabrés. Este último es el dialecto de la región de Calabria, en este caso en la variedad que se habla en Cuti, el casco histórico de la ciudad de Rogliano, en la provincia de Cosenza.

Más allá del movimiento que supone el arte de improvisar, o de la curiosidad de entender aquel dialecto, distante y a la vez cercano, lo que más cautivó mi atención era la pasión con que asumía su papel de poeta en una sociedad en la que el arte suele ser visto como un ejercicio de entretenimiento y, sobre todo la poesía, como un extraño culto a la belleza. Días después, tras una breve entrevista y algunas conversaciones, pude confirmar que mis impresiones eran ciertas. Para Daniel la poesía es, como dijera Saint-John Perse, más que un modo de conocimiento un modo de vida, y de vida integral.

A su poesía he llegado por fragmentos, pequeños instantes de verso en libros atravesados por el tiempo, los cuales, unido al repentismo y la lectura de su libro Il silenzio dopo l´amore, en italiano, me permitieron generar una visión más completa.

Debajo de los gestos, la dureza, el sarcasmo de algunos textos, la ironía de ciertas imágenes y la intención de cuestionar nuestra sociedad, se sostiene la ternura, la búsqueda inagotable de la belleza en el reflejo de lo puro y la verdad, como balas que el hombre permite atraviesen su corazón, porque la poesía para él es también eso, l´unico partito che rimane. 


VI

Te espero bajo un diluvio.
Te he esperado tantos años.
No me importa.
  
Te espero para verte aparecer, secreta en el gentío,
y sonreír a los semáforos, con el bolso de piel,
el pelo al viento, procurando entender
si es sábado o domingo, si ha cambiado la hora
o bien sigue todo como antes,
y tengo que comprarme un libro que no leo
para matar al tiempo.
  
Estás desnuda.
Tigre carmesí de pasiones breves.
El vino en los vasos.
Bosque insondable de árboles dorados.
  
Tu cuerpo se desvanece como un humo.
El aguacero se consuma.
  
Preparo el campo a mi corazón arado.
Escapamos amor.
Vámonos a morir. 

(Del libro Poesie contro me stesso) 

RIMINÌZZU

È ‘ca eu ‘un sacciu.
È ‘ca eu ‘un pozzu.
È ‘ca eu ‘un vogliu.
È ch’avímu de murire
       ‘na ‘nticchja
‘ppe tirar’a campare. 

INQUIETUD

Es que yo no sé.
Es que yo no puedo.
Es que yo no quiero.
Es que hay que morir
          un poquito
 para seguir viviendo. 

 
(Del libro ‘Ngilla orba/ Anguilla cieca) 

 E si me vaju curcu
 e si abbannύnu l’ortu,
 e si arripézzu ‘ u core
 ppe’ me cumprare ‘u ventu.
 E si mangiu e nun mmítu
 e si mignu e nun’abbušcu,
 e si moru e nun vivu,
 dátime focu e catíne
 ppe astutare e łiberare ‘u munnu
 ccu ‘na poesia. 

Y si me voy a dormir,
y si abandono el jardín,
y si me arreglo el corazón
para poder comprar el viento.
Y si como y no ofrezco,
y si doy golpes y no recibo,
y si muero y no vivo,
dadme fuegos y cadenas
para apagar y liberar el mundo 
con un poema. 

(Del libro Nell’incendio e oltre) 

I lupi hanno invaso il mio balcone.
Credimi e corri a salvarmi, amore.
Adesso raschiano con rabbia tutte le porte.
Uno è già dentro.
È magro, affamato.
E non vuole giocare con il mio cuore. 

Los lobos han invadido mi balcón.
Créeme y ven a salvarme, amor.
Ahora rasguñan con avidez todas las puertas.
Uno ya ha entrado,
es flaco, hambriento,
y no quiere jugar con mi corazón.
  
(Del libro Poesie contro me stesso) 

LIMBO

                                                                     Tú hablabas de quemar barcos

                                                                     y los míos ya eran ceniza.

                                                                                                   HILDE DOMIN

Prodigio de relámpagos, senda lóbrega
sobre el esmalte índigo de la tarde:
azote de vaho que rocía
el secreto siseo de tristes aves.
Y fue por suerte, apego o vanagloria
el grito persistente de las horas
entre periódicos harapientos,
tiznes, residuos de hojalatas,
toda la herrumbre de los siglos
aglomerada, virulenta, sempiterna
junto al bestial artilugio de la vida.
Vino a conocernos, husmeando,
loca por vencer al sarcoma del tiempo
con su parda máscara, preguntando por ti,
por tu madre, por el niño, sin tregua,
aplastando la sed del jardín desahuciado,
loba ciega en la intensa primavera.
Sálvame, decías.  
Ibas vestido de satén y aire,
violentamente bello y forajido,
con tu sonrisa delincuente
la mirada cercada en la luz asesina,
cuero y sandalia y bergamota 
tu piel, tu piel, tu piel  
y yo te amaba como nunca una mujer amó,
gastándolo todo en el licor del viento
horas tras horas bajo el candil de la luna
exhausta, consumida por el silencio
acechada por la memoria, gusano azul
que traga la luz líquida del ebrio sol,
siempre tus ojos desnudándome, 
ojos que no se olvidan, minerales, 
iris y pupila del mundo enfermo:
tu beso en la noche interminable,
chispazo perpetuo de mis venas,
llegó sin aviso a despertarme.
  
 (Inédito) 

La felicità è una rapina, mi dicevi.

Più in là di quei vetri immaginavo il mare
a parte il pericolo di ritrovarci un giorno
dove qualcuno ancora ci cerca
per rubarci l’amore, invano. 

La felicidad es un atraco, me dijiste.

Más allá de esas ventanas imaginé el mar
aparte del peligro de encontrarnos algún día
donde alguien todavía nos busca
para robarnos el amor, en vano. 
  
(Del libro Poesie contro me stesso) 

Giselle Lucía Navarro (Cuba, 1995) Poeta, narradora y diseñadora. Es licenciada en Diseño Industrial por el Instituto Superior de Diseño de la Universidad de La Habana y egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Profesora de la Academia de Etnografía de la Asociación Canaria de Cuba. Dirige el Grupo Literario Silvestre de Balboa. Ha obtenido diversos reconocimientos entre los que destacan el Premio Edad de Oro 2018, el Pinos Nuevos 2019 y el David de Poesía 2019 que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Ha recibido menciones en los concursos internacionales Ángel Gavinet (Finlandia, 2012), Poemas al Mar (Puerto Rico, 2012) y Nósside (Italia, 2019). Ha publicado Contrapeso (Colección Sur Editores, 2019), El circo de los asombros y ¿Qué nombre tiene tu casa? (Editorial Gente Nueva, 2019). Textos suyos han sido traducidos al inglés, francés e italiano, y publicados en antologías y revistas de Cuba, España, Chile, Perú, Estados Unidos, México, Finlandia, Venezuela, Argentina, Puerto Rico, Italia, India y Bélgica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s