Soledad

por Mercedes Janeth Soto

El nocturno fluía como la sangre de María Luisa por su yugular mientras descansaba en ese rectángulo un poco más viejo cada vez, viejo como las memorias que cargaba su carne. Viejo como la mente que ya no puede renovarse de un corazón insano por los azares de la vida.

María Luisa se levanta corre al armario y de la parte inferior toma unos tenis, baja las impecables escaleras de su casa y abre la puerta para cruzar a la calle polvorienta donde odiaba caminar, pero ese día lo haría. Caminaría sin importar las chispas de la lluvia que anunciaban el encuentro de su soledad.

Mientras camina, y voltea hacia el suelo, recuerda odiar con todas sus fuerzas esas piedras incrustadas en la calle en lugar de pavimento. Una piedra inútil, una tras otra, individuales, separadas, solas.

Ella se detuvo por un momento y, en ese preciso instante, sintió una compasión que azotaba en la misma línea de su soledad. La soledad, ya no sólo corría por las venas de María Luisa como encuentro fulminante de sus emociones, sino que estaba en todo lo que habitaba debajo de esa lluvia.

El perro cubriéndose debajo de aquella camioneta sentía la soledad, las gotas de lluvia cayendo una por una, ella, las piedras, los arboles creciendo solos, ella de nuevo,  las hojas de esos árboles, sus tenis, la soledad de ser izquierdo, sólo un izquierdo, la soledad de ser derecho, sólo, un derecho.

¿Cómo podía caber en un lugar tan lleno, tanta soledad? Todos eran unos desconsiderados. Hasta María Luisa, por abandonar sus hogar y dejarlo solo, por no hablar con su mejor amigo cuando vio la llamada perdida en su celular, por no invitar a ese perro a pasar a su casa, por odiar la soledad de las piedras que tanto le recordaban a la suya.

Rápidamente, María Luisa regresa a su casa, escribe a su mejor amigo para invitarlo a pasar la noche, y entre los puntos suspensivos de una respuesta futura visualiza la eterna soledad, y la posible compañía. Lo más cercano a no ser uno, a no estar solo; el sexo, el amor, el recuerdo, dos manos en el simple tacto, esas pequeñas degustaciones de lo más parecido a no ser uno solo.


Mercedes Janeth Soto Sánchez. Primer lugar en el concurso de poesía en lengua inglesa por la Universidad de las Américas de la Ciudad de México, 2013. Tercer lugar a nivel estatal en el concurso de oratoria de Toastmasters International en CDMX, 2014. Participante en el taller de poesía para principiantes impartido por Matza Maranto Zepeda en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Jalisco, 2016. Coautora del libro Igualdad de género, editado por el Centro de estudios de Derecho Contemporáneo y de Consultoría Integral, (CDC), 2017.  Becaria ISSSTE del Festival Cultural Interfaz, Guanajuato, 2018. Licenciada en Derecho por la universidad Jesuita de Guadalajara, ITESO, 2018. Coordinadora y editora de Cardenal Revista Literaria en GDL, 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s