Canto a mis manos y otros poemas de Yelenia Cuervo

por Yelenia Cuervo


IV

PENSABA YO que tu carne borraría 
cada una de las expiaciones. 
Un balbuceo disiparía al cosmos 
para hacernos blanco frenesí. 
Que la tierra 
crearía un misterio para nosotros 
y flotaríamos sin tendones 
a carcajadas. 
Que el azar tenía pertinencia 
al igual que tú en cada palabra, 
y de arriba abajo 
-pensaba- cómo podrían ser tus manos; 
una dermis solar, 
un susurro. 
*** 
En la sombra de mi valentía me abandono. 
¡Toda la ciudad aún está callada!

Texto publicado en la antología “Campanas del brezo”. Ediciones Ave Azul.


V

YO PENSABA que recogería semillas
una cinta de moebius con respuestas. 
Ramas, terruños, 
frutas ancestrales cargadas de mitología. 
Que un escudo 
nos mantendría resguardados 
para abrazar la noche. 
El ronroneo de tu gato haría fábulas
y nuestra historia seguiría intacta. 
Pensé (lo juro) en tu sagrado sello 
en la dicha y la discordia de besarlo. 
Siempre has dicho que la existencia es filosofía 
aunque el acto de preguntar no sea de la misma sustancia. 
***
En tus palabras evoco lo ausente. 
Afuera hay un mundo, 
el mismo que aclama tu presencia.

Texto publicado en la antología “Campanas del brezo”. Ediciones Ave Azul.


Bosques citadinos

En esta ciudad llueven mis pasos 
filtran los puentes peatonales alejados 
de los ecos. 
Los falsos vestidos de las putas se deslavan 
sobre mis pies de origami. 
La noche es ahora premura 
¿Quién será testigo de sus viejos principios? 
Sucede… 
Sucede que extiendo los brazos cual astillas en el viento.

Texto publicado en Cuervo, Yelenia. Variaciones de una certeza. Ed. Abismos. 2017


Canto a mis manos

Me festejo y me canto
y lo que yo asuma tú habrás de asumir
pues cada átomo mío también es tuyo.
Walt Whitman

Unos dicen que la masturbación es el acto más noble
el más suave de la dulce calma.
Otros temen consumirse,
inaugurar un pacto del que ya no escaparán.
En algunos cuerpos surge de la pulsión 
o de un corazón solitario.
A veces nos abriga en una noche de estrellas
otras tantas, nos repliega en el agua:
caricias infinitas de un ensueño.
Lunas que se tienden a nuestro ritmo
evocaciones del deseo…
Pero yo sólo canto a mi ser con las manos
ésas, que ya han ahogado a todos mis amantes.

Canto a mis sueños

Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen
de todos los poemas
Walt Whitman

Me gustan los sueños húmedos
aunque yo no despierte mojada.
Yo creo la lluvia despierta
infiltrada por la sangre.
Me gusta interrumpir la noche
para frotarme con placidez
desvirgarme sin sábanas ni artificios.

No pienso en nadie
y a veces sí,  
imagino tu barba hundida 
en los misterios,
pero pronto te exilio para quedarme sola,
saciarme, 
revolcar al colchón,

hacer presencia.

Yelenia Cuervo (CDMX). Estudió la carrera de filosofía y el posgrado en estética en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Maestra en filosofía y medios de comunicación por el Instituto Salesiano de Estudios Superiores (ISES). Doctora en cartografías del arte contemporáneo por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). Cursó el diplomado en creación literaria en la SOGEM, ha publicado el poemario Variaciones de una certeza (Abismos, 2017) y ha colaborado en las antologías: Abanico de bosquejos (Albatros, 2004), Nueva poesía Hispanoamericana (Lord Byron, 2005), Arte maestr@. Jornada cultural y artística (SNTE, 2005), Cuentario (Resistencia, 2005), Manual de autocuidado para mujeres en libertad (Ediciones Zetina, 2018) y La fiereza de lo amado (Fridaura, 2018)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s